domingo, 2 de diciembre de 2018

Brujería del Cerco: Recapitulando Conceptos




He decidido, ahora que estoy volviendo a escribir en el blog, y ya que hay cierta confusión al respecto, hacer una pequeña recapitulación de conceptos básicos sobre esta rama de la brujería tradicional europea llamada Brujería del Cerco.

La Brujería del cerco es una corriente de brujería proveniente de una antigua tradición, heredera de un culto antiguo y olvidado de sacerdotes y sacerdotisas paganos que eran capaces de viajar entre distintas realidades. Debido a las persecuciones por parte del poder a lo largo de los siglos, estos cultos fueron desapareciendo dejando algunos vestigios en antiguos textos. 

La Brujería del cerco hunde sus raíces en las tradiciones continentales y probablemente británicas también aunque no he estudiado esas raíces y no podría trazar una línea temporal. Quizá debido a que la brujería inglesa y en general británica tiene tantos practicantes y seguidores, es una brujería que se conoce y se estudia más. Hay numerosa bibliografía sobre brujería tradicional británica y hemos de reconocer que los británicos han sabido conservar y guardar bien sus tradiciones y es por esta razón que se cree que este tipo de brujería pudiese ser británica.

Insisto en que no estoy segura pero sí que he estudiado las raíces del concepto Brujería del cerco en Europa, en las zonas escandinavas y en territorios germánicos y su presencia se puede seguir a lo largo del tiempo. 

La palabra neerlandesa para bruja es heks, proveniente de la antigua palabra haghetesse, que significa hedgerider o Spirit of the hedge, Espíritu del cerco. 

La raíz de la palabra alemana Hexe es Hagazussa, que también significa hedgerider o la que cabalga el cerco. También se la conoce como Soul of the fence, alma del seto. 

El término hedgerider fue universal en el ámbito de las lenguas germánicas:

Antiguo escandinavo = Hagzissa
Antiguo inglés = Haegtesse

Existen testimonios de los procesos brujeriles en Europa donde se hacen alusiones a este culto si bien siempre hemos de ser muy precavidos tratando de distinguir entre la realidad de lo que confesaban esos pobres hombres y mujeres bajo tortura y la mente enferma, sádica y psicopática de los inquisidores. Pero contrastando textos descubrimos ciertos puntos comunes en estos testimonios:

Que estas mujeres volaban al Sabbat con Frau Holle, Madame Oriente o la Dama Abondia. Viajaban a veces sobre animales en la compañía de la diosa pagana, Diana. Recorrían en la noche grandes distancias siguiendo y obedeciendo a estas mujeres que cabalgaban por el cielo rodeadas de otras brujas y animales, sobre todo en ciertas fechas. 

Nos hablan de viajes, viajes por el cielo acompañadas de espíritus muy concretos. 

Por ejemplo, la Frau Holle (la Dama Holda) aparece mencionada en el Canon Episcopi. 

Así que nos encontramos con algo fundamental: la Brujería del cerco es una brujería del otro mundo. Ese otro mundo es un lugar desconocido para el común de los mortales pero no para estos hombres y mujeres que describían los aquelarres y los vuelos nocturnos. 




Y esta es la clave. Es una brujería liminal, una brujería que se desarrolla en un espacio fronterizo entre la realidad cotidiana y la otra realidad que no se puede apreciar a simple vista pero que está aquí, solapada con nuestra realidad y deseosa de penetrarla. El brujo del cerco vuela entre los mundos. Puede hacerlo. Pero no es tanto una práctica realizada en ese mundo sino una capacidad de ver el mundo y esto es la clave para saber qué es la brujería del cerco. Y a ver si me explico bien porque resulta complicado transmitir esto…

Un brujo puede hacer hechizos o realizar magia, quizá también echar las cartas o las runas pero el brujo del cerco, aparte de eso, es capaz de ver esas realidades ocultas e interactuar con ellas. Es una visión del mundo muy concreta, una visión que tiene que ver con visualizar, percibir e interactuar principalmente con los espíritus de la naturaleza, del bosque y de las casas.

Yo puedo ser una bruja y echar las cartas o hacer remedios herbales y ser una conocida sanadora o curandera en mi región. Hay personas que hacen brujería y rezan oraciones cristianas, recitan salmos y acaban sus decretos con la palabra “amén”. Así que no soy un brujo del cerco porque no me acompaña esta cosmovisión, esta forma de ver el mundo. En cambio soy bruja o brujo del cerco porque aparte de hacer amuletos o tirar las runas, desde pequeña veo y escucho cosas que los que me rodeaban no podían ver. Esa es la diferencia fundamental. Mi forma de ver el mundo, de entender la realidad, que para mí es sagrada porque todo está insuflado de una magia que habla y se expresa de infinitas maneras.

La brujería del cerco es una brujería que no habla de dioses sino de espíritus. Es clave la relación del brujo del cerco con el mundo de los espíritus de la naturaleza, dimensión que recibe numerosísimos nombres: la Tierra de las Hadas, el Pueblo tranquilo, Elvelond, Elphame, Wormsel, etc. etc. 



Es clave también que es una brujería que se relaciona íntimamente con los fallecidos. Vienes a este mundo con una idiosincrasia: eres un portal y a través de ese portal los muertos se comunican con este mundo de los vivos. Es una capacidad que te viene de nacimiento y que ya desde niño está ahí e incluso te asusta hasta que comprendes qué está sucediendo. 

Otra clave es que el brujo del cerco tiene la capacidad de limpiar y exorcizar a personas y a lugares, de transitar entre los mundos para devolver la armonía a las personas que se lo piden. 

Clave también resulta la relación del brujo o bruja del cerco con el territorio en el que vive. Por eso insisto tanto que la brujería no está tanto en los libros que hablan sobre la práctica o los libros británicos sobre brujería porque están recogiendo el saber de su tierra, no la nuestra, no la tuya. Así que busca en el folklore de tu zona a esos antiguos dioses y espíritus que quedaron ocultados por las ermitas, iglesias, cultos cristianos u otros. Allí está el hilo del cual tirar. Y como brujo del cerco llevas en el alma estudiar y custodiar ese saber, preservarlo para que no se muera porque el día que se muera se habrá roto el último hilo de conexión entre la dimensión mágica y real de este planeta y nosotros. Y estaremos perdidos. Así que busca por tu tierra y rescata ese saber, no lo dejes morir. 

Los brujos del cerco somos como esos chamanes de las antiguas tradiciones. Almas custodias de nuestro mundo y a pesar del desastre que nos rodea, consecuencia de que la gente del mundo actual ha roto esa conexión sagrada, debemos seguir luchando para que este planeta sagrado no muera. 

Poco a poco iré dando cabida a los temas más interesantes que me estáis proponiendo a través de los comentarios en el blog y los de la página de Facebook. 

13 comentarios:

  1. Me alegra que estés de vuelta Marta! un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, muy interesante! Muchas gracias por compartir. Desde México te leo y te sigo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente inspirador. Un placer volver a leer tus escritos. Muchas gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias. Lo comparto en mi página. Un abrazo y agradezco tu vuelta. No dejes de escribir.

    ResponderEliminar
  5. Holaaa Me encanta que regreses a escribir soy una fans me encanta todo lo que has sibido a lo largo del tiempo

    ResponderEliminar
  6. Muy inetersante artículo, que describe claramente la diferencias de los brujos. Hace años conocí un abruja en La Haya, Holanda. Ella intentaba enseñar la brujería, pero de una manera tal cual tú lo manifiestas, no es brujo el que solo hace pocimas, imploraciones, y ono que otro truco de magia, sino auel que se identifica con le lugar donde vive, danzar en la tierra, comer de la tierra, adorar ta tierra, de esa manera crece la capacidad "brujeril".
    Muchas gracias por compartir tu saber.

    Lucho

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante resumen, gracias por volver a puntualizar las bases de este conocimiento. Estoy muy de acuerdo con eso de buscar en la zona de cada cual, porque cada parte de esta redonda tierra tiene misterios que entregarnos. Tu forma de describir que es la brujería del cerco me recordó el chamanismo como lo describe Castaneda, y eso era en el norte de México. El conocimiento es uno solo, pero se llega a la misma verdad por diferentes caminos, no hay para que ir al otro lado del mundo a buscarlo.
    Me alegro mucho que retomes el blog, felicidades por el nuevo dominio. Y gracias por entregar todo esto desinteresadamente. Un abrazo desde Chile.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Marta por todo lo que escribes
    Saludos desde chile

    ResponderEliminar
  9. La vuelta más esperada, grande tú y tu trabajo 😊

    ResponderEliminar
  10. HÁBLANOS POR FAVOR RESPECTO DE LOS SIGILOS Y SELLOS. ^_^

    ResponderEliminar